Blogia
DinoDetectives

La Tierra una Bola de Nieve

Científicos de la Universidad de Yale aportan las primeras pruebas que apoyan la teoría "Tierra bola de nieve", que sostiene que en el pasado, nuestro planeta estuvo cubierto completamente por el hielo en varias ocasiones.



Un estudio realizado en los Estados Unidos descubre que el campo magnético de la Tierra ha cambiado poco durante los últimos 2 000 millones de años, lo cual apoya las hipótesis de “Tierra bola de nieve”.
Los hallazgos de David Evans, de la Universidad de Yale, y sus colegas, eran hasta ahora solo predicciones, pero no existían pruebas.
El campo magnético de la Tierra deja una huella delatora en ciertas rocas, que puede ser usada para inferir información acerca de la latitud a la que se formaron estas, comenta Evans. Pero si el campo magnético de la Tierra primigenia hubiera sido notablemente distinto al campo bipolar axial que tenemos hoy en día, esta interpretación podría perder respaldo.
Evans recopiló una base de datos global de las rocas evaporíticas (que provienen de la precipitación de sales al evaporarse el agua; por ejemplo la halita -sal común- o los yesos) formadas durante los últimos 2 000 millones de años. Encontró que las propiedades magnéticas de las rocas sugerían que, como ahora, la media del campo magnético de la Tiera era predominantemente un dipolo axial, lo cual apunta a que en el Neoproterozoico hubo probablemente una “Tierra bola de nieve” envuelta en hielo.

Geofísicos como Paul Hoffman de la Universidad de Harvard han debatido la idea [de pasados episodios de Tierra bola de nieve] durante décadas, argumentando en su favor que los depósitos rocosos en los glaciales de al menos dos eras, una de hace 600 millones de años y otra de hace aproximadamente 2.200 millones de años, prueban que el planeta estuvo enteramente cubierto por una corteza de hielo durante aquellos tiempos.
Los críticos con la idea han mostrado dos objeciones principales al respecto. Algunos sugieren que la inclinación de la Tierra con respecto al sol era más acusada en esos períodos de tiempo (tal vez de más de 54 grados en lugar de los actuales 23,4), lo cual situaría a los polos en lugares inesperados.
Otros dicen que científicos como Hoffman no pueden usar el campo magnético de la Tierra, como lo ha hecho, para hacer dataciones geológicas. Los que apoyan la “bola de nieve” asumen que el campo magnético apuntaba en la dirección de eje de rotación terrestre en aquellas antiguas épocas, tal y como lo hace ahora, y que la evidencia geológica basada en ese fundamento apoya la teoría de la Bola de Nieve.
Los críticos sostienen que el asunto no admite discusión, porque las alineaciones dejadas en los granos de roca indican que en aquellos tiempos el campo apuntaba lejos de los polos y del eje de rotación terrestre. De modo que habría que desembarazarse de todas las suposiciones relacionadas con las dataciones geológicas y que sin mediciones magnéticas que muestren dónde estaban las rocas, la teoría bola de nieve se queda sin apoyos.
Pero un nuevo estudio, publicado en la última edición de la revista Nature, añade nuevos apoyos a un período “Bola de Nieve”, al menos durante la más reciente era del “Neoproterozoico”. En el estudio, el geólogo de la Universidad de Yale David Evans, ha compilado registros de las sales evaporadas dejadas en las rocas durante un período que va desde hace 5 millones de años hasta los 2.250 millones de años. Estas “evaporitas” son los restos depositados en el fondo de los lagos de sal y en las planicies salinas.
Estos lagos salinos desecados se dieron en latitudes cuyos rangos oscilan entre los 15 y los 35 grados norte o sur, dependiendo del hemisferio, comenta Evans. Cerca del ecuador, las condiciones son demasiado húmedas y cerca de los polos demasiado frías como para que se formen estos depósitos. De modo que rastreando los lugares donde aparecieron las evaporitas en el registro geológico nos indica dónde se encontraba en aquellos tiempos el ecuador emparedado como un sándwich. Según el estudio, la localización del ecuador y el registro “paleomagnético” indica que la inclinación de la Tierra no estaba descentrada y que el campo magnético estaba alineado con los polos.
Por tanto “según esto, la hipótesis Tierra bola de nieve permanece como el modelo más viable” concluye Evans en el estudio. La evidencia de un polo magnético más o menos estático parece más fuerte durante el intervalo que va desde nuestros tiempos hasta hace 250 millones de años, y desde hace 600 millones de años hasta hace 2.500 millones de años, las eras “bola de nieve”, comenta el geofísico Edward Irving, del Centro Neocientífico del Pacífico Canadiense, en un comentario que acompaña al estudio.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Galaxia -

Muy interesante, todo el tiempo y los procesos que pasó nuestra tierra, para que nosotros estemos aquí felices... "maravilloso"
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres