Blogia
DinoDetectives

Mamut en Tarragona

Un equipo de arqueólogos ha localizado en la finca de La Boella, situada entre La Canonja y Tarragona, una defensa o colmillo de mamut que podría otorgar al yacimiento un millón de años de antigüedad.Los investigadores del Instituto Catalán de Paleoecología Humana y Evolución Social (IPHES) y del Área de Prehistoria de la Universidad Rovira i Virgili (URV) de Tarragona han descubierto restos de un 'Mammuthus meridionalis', unas piezas "de gran importancia paleontológica porque hay muy pocas", informaron fuentes de la URV.Junto a estos restos, se han localizado dos molares, también de mamut, aunque los exámenes preliminares no han podido determinar, por el momento, si pertenecen o no al mismo ejemplar.

Por encima del nivel donde ha aparecido el mamut se han encontrado herramientas de sílex que "avalarían la presencia humana en estos parajes hace más de medio millón de años", y un foso agrario relleno con algunos materiales cerámicos romanos. El hallazgo del mamut y las industrias líticas son "muy importantes" para profundizar en el conocimiento de las primeras dispersiones humanas que, procedentes de África, llegaron a Europa hace más de un millón de años, según Josep Vallverdú, responsable de la excavación y miembro del IPHES-URV. De esta manera, La Boella "se sitúa en la misma línea de investigación, y en una edad similar, de yacimientos como Atapuerca y Orce", pese a que hasta hace 10 años se consideraba que en Europa no había habido población humana antes de hace 500.000 años.

Woolly mammoth

Bienvenido Martínez, investigador del ICREA (Institución Catalana de Investigación y Estudios Adelantados), asociada al IPHES, ha apuntado que los restos de dientes encontrados "corresponden a los terceros molares superiores, derecho e izquierda, pertenecientes al mismo individuo de la especie Mammuthus meridionalis".Estas piezas dentales son de corona muy baja (braquidontos) y presentan respectivamente 14 y 15 láminas, por lo que "atendiendo a este número, lo habríamos de adscribir en una forma tardía de la mencionada especie, los últimos registros de la cual, en Europa, se sitúan en torno a los 800.000 y el millón de años". "Este dato indicaría una cronología para el yacimiento de La Boella próxima al millón de años", apuntó Martínez.El 'Mamuthus meridionalis' era un elefante de grandes dimensiones, de hasta 4,5 metros de altura, conocido por sus grandes defensas o colmillos con varias curvaturas y que podía llegar a pesar hasta 12 toneladas, es decir, el doble de los elefantes actuales. Este animal, que comía hierbas y ramas, necesitaba espacios con mucha agua para vivir, y se cree que su vida en La Boella transcurría en un ambiente muy cálido y húmedo. Se sabe que es una especie que vivió en Eurasia hace entre 2,5 millones y 800.000 años, y, para concretar las fechas, Jordi Agustí, investigador del IPHES, estudiará los microvertebrados presentes en los depósitos sedimentarios de La Boella, que tienen un margen de error de hasta 200.000 años y pueden dar una datación más precisa.

"En este sentido, el lavado y el cribado de los sedimentos con agua asociados a los restos arqueológicos -comenta Josep Vallverdú- son de capital importancia en esta campaña de intervención en La Boella, un trabajo que se lleva a cabo in situ, en las mismas instalaciones de esta finca, gracias a la colaboración de los propietarios". Las excavaciones en La Boella, llevadas a cabo después de que las lluvias de este invierno pusieran al descubierto restos craneales, dientes y defensas de elefante, tenían que finalizar el jueves, pero está previsto que se alarguen varios días más.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres